vie. Feb 15th, 2019

Mejor que se aclare lo del fideicomiso

Heriberto Huicochea Vázquez

Con justa razón columnistas y analistas políticos del país se pronuncian
porque de una vez por todas se aclare el espinoso asunto del fideicomiso
“Por los demás sí importa” de alrededor de 78.8 millones de pesos para
supuestamente apoyara los damnificados del terremoto del 19 de
septiembre del 2017, por el cual fue multado por el INE el partido
MORENA por 197 millones de pesos, dadas las pruebas de mal manejo y la
opacidad de esos recursos.
No mentir, no robar toman vigencia en esta trama, en contra del MORENA y
su actual dirigente nacional Andrés Manuel López Obrador, más allá de
los resultados electorales del pasado primero de julio que les dio la
legitimidad mediante los votos ciudadanos.
Pero queda la duda.
¿Por qué?  La reacción desmesurada de AMLO, virtual presidente de la
República, de acusar una venganza por parte del INE y en las
instituciones que a partir del primero de diciembre habrá de encabezar.
¿O que solo cuando no lo ataquen serán confiables y certeras? Mientras
que en caso contrario son parte de un complot en contra suya.
Es tiempo de la transparencia en el manejo de los recursos y no de la
consabida ley del embudo. Lo ancho para allá y lo angosto para acá.
Si quiere la legitimidad de la verdad debe explicar detalladamente de
dónde se obtuvo recursos del fideicomiso, por qué los carruseles para
depositar en los bancos, a dónde fueron esos recursos retirados por
colaboradores de MORENA, por qué solo entregaron dos mil cuatrocientos
pesos y bajo qué reglas o condiciones.
Insistimos más allá del tema electoral.
Desde siempre se fue opaco ante las propuestas de donar a favor de los
damnificaos hechas por algunos candidatos de otros partidos que
proponían regresar ese dinero al INE para que se les diera de manera
directa a los damnificados. Tenías que hacerlo a su manera. Y claro a su
conveniencia.
Al final de cuentas la mancha y la casi certeza que AMLO y MORENA
también mienten. Que hay un fraude, malos manejos y la afectación de los
pobres para manipularlos.
¿La esperanza de México?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *